Camino a MachuPicchu: las ruinas Moray y las terrazas de sal de los Maras

publicado en: Perú | 5

Si alguien me hubiese adelantado que el sitio arqueológico Moray iba a ser mi sitio preferido de Perú, no le hubiese creído. Aunque sí era cierto mi corazonada de que iba a amar las terrazas de sal de los Maras, eso sí lo sabía.

Decidimos pasar por algunos pueblitos entre Puno y Aguas Calientes (donde íbamos a conocer la ancestral ciudad Inca Machu Pichu), y  la decisión fue acertada. En un pequeño vehículo que tomamos en Puno, nos fuimos hasta Urubamba. Almorzamos en la Plaza de Armas, junto a nuestras cosas mientras observabamos la preparación de un escenario, habría elecciones y uno de los candidatos se presentaria para dar el discurso. Una muchacha de unos 20 años vendía gelatina de color rojo en vasitos de plástico transparentes, ella vestida con un delantal a cuadros y una trenza larga en el pelo, la bandeja llena de vasitos en su mano. Un señor viejito que desacansaba en uno de los bancos cerca nuestro, le compraría una por unos pocos soles. Estaba fresco pero había sol. Nosotros almorzabamos nuestros sánguches de berenjena y tomábamos agua. Éramos los observadores, nadie se percataba de nuestra presencia. Ahí estábamos en la plaza principal a la sombra de ningún árbol, rodeados de  angostas calles y cuadras casi sin veredas. Hasta que decidimos caminar por las calles aledañas hasta encontrar un lugar donde descanzar por esa noche. Yo había visto una hermosa foto de Aniko de las terrazas de sal y no iba a abandonar Perú sin conocerlas. Las había soñado y estaba muy cerquita.

Conseguimos una habitación por unos pocos soles, y me desamayé de sueño por un ratito hasta que emprendimos el paseo por estos dos sitios que voy a nombrar: los más bellos del Perú (que yo conocí, porque faltó bastante por recorrer).

Imágenes de la ruta hacia Moray… impresionantes

Sitio arqueológico Moray -suspiro-, amo mi capacidad de asombro, me mantiene viva y cuando vi a mis pies esos escalones circulares que parecían los iba a poder bajar dando simples pasos todo cubierto de pasto y piedras, me quedé pasmada un buen rato. Y  recien cuando pude asimilar lo que estaba viendo seguí acercandome entrando en la cuenta que mi perspectiva me engañaba y que en realidad esa manchita que se veía en el centro de uno de los círculos era una persona, por lo que, esos “escalones” se transformaron en terrazas. Moray resultó ser un posible centro de investigación de cultivos diseñado y construidos por los grandiosios Incas. A 3.500 m.s.n.m. estas tarrazas que tienen hasta doce niveles de apróximadamente dos metros de profundidad entre ellas, crean diferentes microclimas variando la humedad y temperatura, por lo que se piensa que se utilizaron para el cultivo de diferentes tipo de cosechas. Unos genios. Este lugar me voló la cabeza.

Salineras de los Maras

Dentro de este recorrido visitamos los piletones de sal de los Maras. Alguien que me explique cómo es posible este paisajón en el mundo.¿Me teletransporté a un cuento de ciencia ficción en algún planeta blanco? Sin palabras. Uno mira para todos lados y lo primero que siente es el trabajo. Acá hay manos curtidas, piel emblanquesida, ojos entrecerrados por tanto reflejo. Se respira esfuerzo, se escucha silencio los sonidos parecen escaparse entre los canales que dejan correr el agua. Entra en juego nuestro equilibro, descubrir esas pisadas que dejaron los trabajadores de los piletones, para poder llegar un poquito más allá. No hay sol, está nublado, pero qué maravilla porque quiere decir que este lugar de ensueños puede ser todavía más bello. De no creer.

no images were found

no images were found

Si, me salteé Cusco (ó Cuzco), ya les contaré sobre esta ciudad tan vórtice espacio-timepo entre el pasado y el presente y quizá el futuro, pero me moría de ganas de escribir sobre mi lugar preferido de Perú.

Mi lugar preferido de Perú – He dicho

5 Respuestas

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Si alguien me hubiese adelantado que el sitio arqueológico Moray iba a ser mi sitio preferido de Perú, no le hubiese creído. Aunque sí era cierto mi corazonada de que iba a amar las terrazas de sal de los Maras, eso sí lo sab..…

  2. […] el post anterior les conté sobre el maravilloso Sitio Arqueológico Moray y Las terrazas de Sal (que no pueden más de bellos estos sitios) y hoy me toca mostrarles otra […]

  3. […] ver cómo me dejó en ruinas las ruinas!! Y sí, me gustó aunque siguen siendo mis preferidas las terrazas Moray (si no leyeron el post, se los […]

  4. Johnnie Reveal

    Conviene el paseo por la ciudad con una reserva en alguna agencia para ir a ver las salineras de Maras y las ruinas de Moray.

  5. Hola Lore,

    Legué a tu blog por un comentario que hiciste en la entrada de Copacabana en el blog “El Gran Viaje” y he estado leyendo tus entradas porque el próximo octubre mi novio y yo pensamos ir de La Paz a Machu Picchu.

    La verdad es que, a diferencia tuya, a pesar de conocer el blog de Aniko, no tenía idea de Moray ni las terrazas de sal hasta que llegué a este post :b

    Estoy realmente impactada y no me quiero perder el visitar estos asombrosos lugares, lo que me lleva la pregunta: ¿cómo visitaron Moray y las terrazas de sal? ¿Se puede llegar en transporte público? O ¿contrataron algún tour que además me puedas recomendar?

    Por cierto que seguí visitando tu blog y vi que ya visitaste México (soy mexicana) y tu entrada con las primeras impresiones que tuviste del DF (que le han cambiado el nombre y ahora se llama Ciudad de México) me emocionó muchísimo y me hizo sentir muy orgullosa de que te haya gustado tanto nuestra ciudad.

    Con cariño,

    Anaid

Leave a Reply to Camino a Machu Pichu: escuchando a los ancestros en Ollantaytambo | Que memoria la mia Cancelar respuesta