Desafío bicicletero: Orongo, el centro ceremonial de los Rapanui

publicado en: Chile | 9

 

Recupero un poquitito de energía y corro para contarles más de nuestro viaje. Aquí nuestra aventura bicicletera (bah… en realidad les voy a contar solo la primera parte) en la Isla de Pascua. Reto que en principio pareció imposible, pero luego, no concevía otra forma de recorrerla. Los mejores recuerdos de este pequeño pedacito de tierra en medio del Pacífico.

La isla tiene a penas 163.6 kilometros cuadrados (casi un Montevideo), no parecía un desafío muy grande hacerlo en bici, repartido en un itinerario de 5 días, pero lo fue. El segundo día en la isla alquilamos: mountain bikes, de 21 cambios, cascos, llevabamos agua ,mate, y un tapper con comida, estábamos super preparados. Primer destino: El circuito Orongo.

Primera parada antes de empezar a subir. Tangata.

Eran solo 6 kms de ida, el detalle fue: 4kms en subida pura, para llegar a una altura de 324 metros hasta Rano Kau, uno de los volcanes inactivos de la isla. Claro que empecé con los “no puedo”. Me bajaba a cada rato. Luego de un km o km y medio, ya no podía más. Hay que agregar al relato, el hermoso día que hacía, con sol, y bastante calor. Me senté a un costado del camino a llorar de la frustación/angustia que sentía. Estaba llena de bronca. Tau trataba de consolarme. Cómo puede ser!!! Terminé diciéndole que se vaya él, yo me volvia a lo de nuestro couch y lo esperaba allí. Entre “si/no/si”, Tau se va, se lleva el tapper con comida, el agua, y me da el termo y mate a mi, y no se por qué, cuando me dio el termo, le tiró el agua (pueden creer?).

Me quedé sentada, mirando como Tau se perdía entre las curvas del volcan. Frustrada, llorando de bronca, con la bicicleta igual de desanimada que yo, yaciendo justo al lado mio (o era yo la desanimada que proyectaba?). Me quedé allí. Sentada al costado del camino, mirando como pasaban autos. Atrás mio, la pista de aterrizaje del aeropuerto. Cerquita mio, muchos árboles que me protegian del sol de la polinesia mientras trataba de poner en práctica el autocontrol.

Tau se iba a perdiendo de a poco en la ruta. Yo, me recriminaba mi horrendo estado físico (tampoco hago mucho para cambiarlo :P), pero había algo en mi que me decía que debía seguir. Cuando logré calmarme, me subí de nuevo a la bici y sigui pedaleando porque Tau no se había llevado a Sheldon!!! No podía  permitir semejante injusticia. Avancé lo que mis pulmomes me dejaron avanzar. Cuando ya no pude más me bajé. Mi mantra esta vez era: “Solo un poquito más”. Llegué a un mirador de Hanga Roa. El paisaje me llenó, me renovó energías, se podía ver todo Hanga Roa, la capital de la isla. Me senté un momento a recuperar el aliento. Desee que el termo tenga agua, para tomar unos mates, además que estaba MUERTA de sed. Saqué a Sheldon de mi mochila, y me puse a sacarle fotos. Unos gringos que andaban en auto pararon a tomar fotos, cuando me vieron con Sheldon uno me preguntó: “Did he smile?” (sonrió?), a lo que le respondí “he always smiles” (él siempre sonrie).

Me subí nuevamente a mi bici. Pedaleé con el objetivo de unos cuantos minutos más, luego podría emprender mi regreso. Lo que no esperaba, que la próxima parada sea el mismisimo Rano Kau, es decir, el crater del volcán!! lo había logrado, estaba allí, llegué!!! intenté sacar el celu para ver si con el crédito que tenia podía enviarle un mensaje a Tau para encontrarnos, -no había señal-. Y en eso, miró para una de las lomas del lugar, y ahí estaba él, empiezo a agitar los brazos como una desperada que ve tierra luego de eterno naufrágio. En cuanto Tau me ve, corre a mi encuentro, y yo hago lo mismo. Nos abrazamos como si no nos hubiesemos visto por años. PUDE.

Con cara de: NO DOY MAS

Con cara de: PUDE!!!!

Con caras de: Latinos Solanas!

Sobre Rano Kau y Orongo

Primero, lo primero: cuando pronuncien Rapa Nui o Rano Kau, hay que recordar que los rapanui, no tenian el sonido “rr“, asi que es con una “r“. Ahora sobre el volcán: se creó hace unos 2,5 millones de años y la traducción de su nombre “Rano Kau” es: “Volcán Extenso”. Hoy (y desde hace mucho años) se encuentra inactivo, y dentro del crater hay una laguna de agua dulce, con mini islas de totoras (sobre las cuales se podría caminar). La laguna tiene una profundidad de unos 250 metros, y dentro del crater, se forma un micro clima que permite la vida de plantas medicinales. Plantas que usaban los rapanui diariamente. Hoy está prohibido bajar al crater, aunque cuando estuvimos allá, vimos gente recogiendo “algo“.  Del costado que da al Pacífico, podemos ver una fractura que, también, tiene nombre: Kari-Kari, que se va agrandando con el paso del tiempo, debido a la erosión del océano.

#SheldonPorElMundo en Rano Kau

El crater es un paisaje muy bello, con muchos colores preciosos que van cambiando de intensidad a medida que las nubes tapan el sol.

Al pie del volcán se encuentra Orongo, el centro ceremonial (se cree) de los rapanui. Allí se encontra una aldea con 50 casitas hechas en laja, mitad bajo tierra, mitad por encima de la tierra, que se podrían denominar “cuevas”. Todas con vista al océano y a tres pequeños islotes: Motu Nui, Motu Iti, Motu Kaokao. En esta aldea era donde se celebraba “Tangata manu“, la competencia del hombre-pájaro, y donde, se cree, vivian los sacerdotes de la población. Aquí se encontró solo uno de los moais, el Hoa Hakanana´ia, que hoy se exhibe en el museo británico.

Aldea

 

Frente a las casitas/cuevas

  

Moto Nui (la grande), Moto Iti, Moto Kaokao (la punteaguda)

En Orogon se puede (y se debe) visitar el Museo Antropológico P. Sebastian Elgert. Elgert fue un religioso alemán que dedicó los 30 años que vivió en la isla, al análisis e investigación de la cultura rapanui, con el objetivo de resguardar la tradición oral, y forma de vida de esta civilización. Llegó a la isla en el 1935 y vivió alli hasta 1969. En el museo se puede encontrar gran parte de su trabajo, el patromonio cultural, organización social y política de los rapanui, tradiciones y competencias. Todo lo que necesitamos saber sobre su cultura.

La bajada la disfruté mucho :)

Lore, la biciviajera (?)

9 Respuestas

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: Recupero un poquitito de energía y corro para contarles más de nuestro viaje. Aquí nuestra aventura bicicletera (bah… en realidad les voy a contar solo la primera parte) en la Isla de Pascua. Reto que en principio pareció imp..…

  2. antonieta

    buenísimo relato Lore….que risa me dió cuando te diste por bencida y luego te animaste a mas!…. ya te veía hablándote a ti misma jajaja… me alegro que hayas podido!! …si no…de seguro no habría tanto detalle entretenido en esta primera parte….gracias por el viaje nuevamente….y quedo a la espera de la segunda parte …cariños

  3. […] Si quieren leer la aventura que nos llevó en un desafío sobre bicicletas, les dejó acá el link: Desafío bicicletero en Orongo Centro Ceremonial de los Rapanui […]

  4. Desde luego uno de nuestros sueños viajeros! Enhorabueno por el blog, no lo conocía, pero ahora ya di con vosotros. Os seguiré!

  5. ¡Ahora sé de dónde sale el nombre de los chocolates RapaNui, tan pero tan ricos! Me gustó la parte del reencuentro en el cráter del volcán ;-), nunca una mejor recompensa. “Reencuentro en el cráter”… eso pinta título de cuento sci-fi.

    Abrazos gigantes para ambos :)

  6. […] en Isla de Pascua en su luna de miel, asi que nos ponemos a hablar de moais y el camino a Orongo que hicimos en bici nosotros y ellos caminando. Nos probamos la ropa: protecciones, y ropa más acorde que nos protegerá del […]