Festejando en el Glaciar Perito Moreno

publicado en: Argentina | 8

 

img_glaciar_Perito_Moreno

A eso de las 16 hras, aterrizábamos en el aeropuerto de El Calafate, a 2800 kms de nuestra casa y el avión hizo  un viaje tan largo que los kilómetros que sobrevolamos fueron  imperceptibles. Recién al ver los picos nevados en el paisaje del aeropuerto, comprendimos lo lejos que estábamos de casa.

 Despidiéndonos de Buenos Aires

No se por qué asumí que nos íbamos a encontrar una ciudad grande, prolija, moderna, asentada. Pero esos pre conceptos formados que tenía, hizo que me desilusiones un poco. El Calafate es un ciudad en pleno crecimiento, está todo en proceso, y se le nota. Pero la ciudad no es el mayor atractivo, está claro, sino la naturaleza que forma parte del Parque Nacional los Glaciares.

Una vez instalados, empezamos a averiguar la razón de nuestro viaje, cómo llegar y qué opciones hay para conocer el Glaciar Perito Moreno, la oficina de turismo está en pleno centro, y es el mejor lugar para informarse (a menos que en el hostel/hotel/couch donde estés tengan la info para proporcionártela) . En cuanto llegamos sabíamos que queríamos ver esa masa inmensa de hielo que cumple un rol fundamental en la naturaleza y que cuando uno lo ve en fotos, parece un paisaje de otro planeta o el capricho de un diseñador gráfico, en donde utilizando solo el blanco, pudo formar una postal que quite el aliento.

Investigando el por qué de este fenómeno (si soy una persona del lado de las ciencias exactas, necesito saber los por qués), los glaciares patagónicos se formaron debido a que nevaba más de lo que se llegaba a derretir, y el copo de nieve que nosotros conocemos, pasa por diferentes etapas hasta volverse macizo y convertirse en hielo glaciar. Los glaciares tienen tres partes que podemos identificar rápidamente: la zona de acumulación, la de ablación y la línea de equilibrio. La zona de acumulación va creciendo y haciendo presión, lo que provoca que el glaciar se vaya hundiendo, al punto que logra llegar al fondo rocoso. Los glaciares pueden acrecer, debido al derretimiento en la zona de ablación, o por los desprendimientos. Van a notar en las fotos que el color del agua, es blancuzca, y eso se debe a los sedimentos arrastran los desprendimientos y el movimiento del mismo glaciar, hacia el agua. Esos sedimentos se llaman morenas (lorenas? a no, no, morenas).

Por definición, glaciar, es una masa de hielo en movimiento. Aunque sea casi imperceptible (o increíble), el Perito Moreno se mueve dos metros por día (si, de no creer, pero es así).

Y para que esto no sea una clase de glaciología, les cuento las dimensiones del Perito Moreno y seguimos con el paseo. Tiene 5 kms de ancho, o sea, entre orilla y orilla (que parece una torta de copitos de merengue). Sobre el Lago Argentino, queda al descubierto una altura de 74 metros (alto, bien alto), y bajo el Lago, se esconden 170 metros más de glaciar.

El glaciar le debe el nombre a un explorador argentino, científico, un curioso, un viajero intrépido Francisco Moreno. Quien ofició de perito ante la delimitación de los territorios de Argentina y Chile, allá por los años 1890, luego de ir a observar e investigar los territorios casi desconocidos en ese tiempo.

Para visitar el parque hay varias opciones, nosotros elegimos el mini trekking, queríamos caminar por arriba del glaciar. Esta excursión está disponible durante el mes de mayo, hay otras que se dejan de hacer por el clima.

Primera parada, presentación del Perito Moreno

El colo blancuzco de los lagos, se debe al sedimento deprendido por los glaciares

Básicamente, nos pasaron a buscar por el hostel, a las 8.00 en micro. A medida que el bus avanzaba, nos iban contando sobre la fauna, y cómo cambiaba la flora, de estepa a bosque, a medida que nos acercábamos a las montañas.

Justamente el día que hicimos la excursión, era el cumple de TAU, así que teníamos más de un motivo para festejar. El inicio de nuestra aventura y el cumpleaños de mi amado. La felicidad se sentía a nuestro alrededor.

La flora se volvió bosque, empezaron a aparecer los árboles vestidos de otoño, estábamos ya bordeando montañas, y en una curva inesperada, apareció el glaciar robándose el paisaje con ese blanco impresionante que no parece de este planeta.

Ese fue el primer encuentro, desde un mirador sacamos fotos, lo teníamos a 100, 150 metros, más o menos, y así de a poco, a medida que pasaba el día nos iríamos acercando. De a poco, que el corazón se vaya adaptando, tanta belleza y majestuosidad junta, puede emocionarnos demasiado.

Empiezo a caer lo subreal que parece todo. Hacía 24 horas estaba a miles de kilómetros, despidiéndonos abrazo tras abrazo de nuestra familia, y de pronto teníamos frente a nosotros una masa de hielo gigante, con grietas en un turquesa perfecto, que nos dejaba sin palabras.

Lore –  Feliz cumple, amor, mirá la torta de merengue gigante que te preparé :D

Segunda parada: el circuito de pasarelas y balcones

El sistema de pasarelas permiten ver el glaciar en tres perspectivas diferentes desde unos pocos metros de distancia. Tiene tres circuitos, el central (que es el más panorámico), el alto y el bajo. Nosotros elegimos hacer el central y el bajo, aunque este último no lo terminamos, nos parábamos a cada rato a mirar, observar, disfrutar de un pequeño desprendimiento, y nos quedamos cortos de tiempo.

Como verán tuvimos un poquito de cada clima

Gracias Dami por prestarnos la bandera ;)

Tercera parada: meet the beast, minitrekking sobre el glaciar

De a poco, primero de lejos, luego más cerquita, y ahora por arriba. El micro nos lleva hasta el Puerto Sombra, donde en catamarán nos cruzarán frente al Glaciar para dejarnos en el refugio con los guardaparques. En el refugio dejamos todo lo que no queremos llevar, y de ahí a calzarse los grampones, que nos llevan a caminar por el glaciar. Je, Je… estem… no lo podía creer, por más que lo intentase, nada parecía estar pasando realmente, el surrealismo me secuestró, y lo viví como un sueño, de este sueño mismo, que era conocer el Perito Moreno.

 

Durante el viaje en catamarán, salió el sol 

Estos son los grampones, lindos no?

!

Felices

El famoso whisky con hielo de glaciar

Para terminar el recorrido, brindis, chin chin, feliz cumple Tau, te amo, y no puedo creer que estamos acá. :)

Amigos nuevos y cumple de Tau

Asi mágico era todo, que en esas 24 horas en El Calafate, ya teníamos un grupo de amigos con los que festejamos el cumple de Tau. La pasamos fenomenal, charlando sobre viajes, modismos argentinos, uruguayos, mexicanos, franceses y hasta taiwaneses.  Y estás fueron sólo las primeras 24 horas, no saben todo lo que tengo para contarles :)

Qué opciones hay en El Calafate

– Para entrar al Parque Nacional Los Glaciares, te cobran un entrada de

** 250 $argentinos para extranjeros
** 165 $argentinos para residentes del mercosur
** 80 $argentinos para argentinos
** 30 $argentinos para estudiantes.

– La excursión de MiniTrekking sabe 800 $ argentinos y lo hace solo un empresa: Hielo y Aventura, asi que no importa a quién se lo contraten, la empresa que los va a llevar es siempre la misma (más la entrada al parque). Es de día completo, no incluye comida.

– Se puede ir a recorrer solo las pasarelas, con un transporte que sale de la terminal, sale 200 $ argentinos, te llevan, te dan 4 horas para caminar, y te traen de regreso a El Calafate (hay que sumar la entrada al parque).

– En vehículo propio, se puede ir a recorrer las pasarelas, solo se paga la entrada al parque.

– La excursión “Todos los Glaciares”, es un paseo embarcado, que recorre todos los glaciares llegando al magestuoso Upsala ($850). Nosotros no lo hicimos, pero debe increíble. No incluye comida, asi que llevate.

– En temporada, como dijo el amigo Matías (recepcionista del hostel), lo mejor es agarrar la carpa y hacer la caminata a los glaciares por tu cuenta, con tu tiempo.

Hay otros lugares que visitar en El Calafate, ya iré completando el post. Lo que si, todo es pago. Salvo algún que otro paseo, para el que se necesita auto, el resto pago.

Lore y Tau,  empezando a contarles sobre la Patagonia

 Nuestro Viaje: Aventura Latinoamericanera

El 10 de Mayo de 2014, cerramos nuestra vida rutinaria por tiempo indeterminado y nos embarcamos en esta aventura latinoamericanera. Nuestro objetivo? llegar a Colombia. Empezamos por Santa Cruz, por El Calafate, y vamos a recorrer la Patagonia Argentina  y Chilena, y luego subir por Chile hasta Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia. Nos quedan muchos kilómetros por delante, y nos encanta saber que están ahí :) Hoy estamos en: Trelew.

Estos son los posts de esta aventura: http://quememorialamia.com/category/aventura-latinoamerica/

8 Respuestas

  1. El glaciar es espectacular… estuve dos veces y repetiría la experiencia en cualquier momento…
    No se si sique igual, pero hasta hace poco los jubilados no pagaban en los Parques Nacionales.

    • Ahhh buen dato Enrique! voy a averiguar asi actualizo el post.

      Hermoso el Glaciar, un sueño cumplido.

      Abrazo,

  2. ¡Qué lindo es ver esas caras que muestran que están disfrutándolo mucho!
    Esas experiencias no se olvidan.

  3. Excelentes fotoooss!! q ganas de volver!! Saludooo enorme desde lujan!

  4. […] que luego Perito Moreno lo llamaría “Fitz Roy“, y al pueblo. Luego de haber pasado por El Calafate, donde todo tenía un precio, el Chalten es un respiro al bolsillo y una caricia al alma, es […]

  5. […] qué Puerto Natales? Cuando decidimos que íbamos a visitar el Glaciar Perito Moreno, agarramos el mapa y empezamos a mirar qué otros lugares interesantes aparecían a una distancia […]

Leave a Reply to Enrique Cancelar respuesta